REFLEXIÓN TEÓRICO CONCEPTUAL
Aproximarse al tema objeto de la presente investigación implica asumir una reflexión sobre las siguientes temáticas que fundamentan el campo de estudio
Se encuentra que, desde diferentes aristas, vale decir ámbitos, los temas circundantes alrededor del que propone la presente investigación, han sido abordados desde un conjunto amplio de perspectivas:
La Historia, vista desde las reflexiones que Michel Foucault hace a través de los Tomos I (1976), II (1984) y III (1984) Historia de la Sexualidad a partir de la recopilación de documentos que cuentan las creencias, vivencias y experiencias del sexo en la cultura de la sociedad occidental desde el siglo XVII y la forma como llega a conceptuarse la Sexualidad
La Antropología y la Sociología nos permite visualizar a través de la historia las características propias de las culturas de los pueblos respecto al sexo y la sexualidad y sus interrelaciones sociales
La medicina y la Sexualidad. A raíz de la revolución industrial y el desarrollo del pensamiento y la evolución se gestó grandes cambios en la medicina a través de la ciencia, llegando así a explorar interlocuciones para comprender las acciones humanas y las transformaciones en la sexualidad de los individuos
El arte. Un ejemplo en relación con el arte puede ser el caso de aquellos artistas que han pensado otras sexualidades puestas en cuerpos de personajes icónicos como:
Imagen 13. Histeria Hitleria (Adolf Hitler)
Imagen 12. Barack Obama - Baricka O'Bisha
Podemos hacer múltiples interpretaciones con estas imágenes artísticas, ejemplo de ello, que el poder puede ser sensible a las estéticas de belleza, que puede tener dos caras o incluso una doble moral o vida oculta. También que la transexualidad ha existido en todos los estratos sociales como en las altas esferas de gobierno en diversos periodos de la historia
Por lo tanto, es imperioso hacer una reflexión teórica y detallada sobre los siguientes temas que ponen en tensión la apuesta investigativa:

El cuerpo ya no es el obstáculo que separa al pensamiento de sí mismo”. Esta afirmación de Deleuze reinstala al cuerpo en el dominio del pensamiento. Su capacidad de metamorfosis y de vértigos nos fuerza a interrogar su régimen de signos y valores tanto en el terreno estético-artístico como en el médico-antropológico. La Danza-Teatro y el psicodrama analítico -como estrategias de puesta en escena del cuerpo- pondrán en cuestión los automatismos psíquicos y sociales más comunes. Siendo de este modo las pulsiones del cuerpo, sus vibraciones, su anatomía como destino y su morfofisiología las condiciones de posibilidad de los gestos, los que nos imprimen y dotan no sólo de una posición ética, sino también -y fundamentalmente- estética en la constitución de nuestra subjetividad. El vigor, la elegancia, el heroísmo o el júbilo no sólo responden a un talante ético, sino que originariamente son imágenes estéticas que proveen los cuerpos. El cuerpo así pensado se afirma como comportamiento y gesto, como ethos y pathos (Vásquez, 2008, p. 3)

 

Es por lo anterior, que vemos en nuestro entorno social físico y virtual seres humanos que comunican su sentir y orientación sexual por medio del mensaje que trasmite su cuerpo, siendo esta una forma de mostrarse ante los demás y ser identificado como individuo que no forma parte de los géneros que culturalmente conocemos como masculino y femenino

 

De allí, el llamado de atención en relación con un conjunto de aspectos a reflexionar implica la mirada sobre el cuerpo, aquella que si bien para la investigación en un principio está relacionado con estudios desde la anatomía por ejemplo, al mirar los asuntos de la genitalidad, ya en el mundo contemporáneo supera el ámbito de dicha disciplina, pues los aportes a partir de los estudios de género han catapultado una artillería conceptual para acercarse a los problemas estructurales que este ámbito de reflexión supone

 

Son muchos los desafíos que nos encontramos al tratar de comprender y entender la diversidad de identidades de género que de múltiples formas buscan ser reconocidos y aceptados en todos los contextos sociales

 

 

La orientación sexual e identidad de género plural diversa abre la brecha a múltiples formas de vivenciar, transformar y alterar no sólo la personalidad, comportamiento, gustos, preferencias, sino también el cuerpo. Desde la antigüedad de la naturaleza humana se ha visto en algunas culturas como parte de sus prácticas ancestrales con un fin específico que ha trascendido de generación en generación, la alteración de ciertas partes del cuerpo

 

Por lo tanto, no es algo nuevo ver algunas personas que mediante procedimientos quirúrgicos impactan la anatomía humana sintiéndose de esa forma identificados con cosas, objetos u animales; acciones que poco a poco van incrementándose y siendo más notorias en la sociedad actual

 

Así como se ha hecho un recorrido por los anteriores elementos, en relación con este aspecto se hacen las siguientes consideraciones:

 

– La corporalidad del ser humano está ligada a la mente, es decir, tiene incidencia en sus pensamientos frente a la vivencia de la sexualidad a través de su cuerpo

 

– Las trasformaciones del cuerpo reflejan la razón, emotividad y sentimientos de una persona.

 

– Comprender y entender las diferencias entre los individuos con otras identidades nos humaniza, llevándonos a espacios de aceptación y respeto por las individualidades.

 

Todos los anteriores son elementos claves a considerar como situaciones que no atentan contra el bienestar de la sociedad y si nos ayudan a ser conscientes de las realidades de un pueblo, que por aspectos étnicos, raciales, religiosos, sociales y culturales por mucho tiempo han sido sometidos a la hegemonía de los que han impuesto la cisnormatividad queriendo encasillar a una población que por naturaleza busca su libertad

El sexo de una persona está determinado por la fisiología de sus genitales desde el momento de su nacimiento

 

Para Freud (1905), catalogado el padre del psicoanálisis respecto a las relaciones sexuales, subconsciente y sexo como tal. Establece que el amor y la sexualidad fueron temas recurrentes en sus escritos o reflexiones. Por tanto, abordar sobre el sexo actualmente ha generado discusiones o polémicas en la sociedad, y por supuesto han sido desacreditadas en oportunidades por filósofos, médicos y religiosos. En tal sentido, Freud define el sexo y a su vez recomienda tener en cuenta que no es lo mismo la sexualidad que la genitalidad. Pues la primera es un concepto amplio que abarca diferentes modos de relacionarse con los demás, incluyendo por supuesto lo genital (la penetración o el coito). Entonces Freud muestra que el sexo relaciona el placer como la fuerza que guía para identificarse como persona y cumplir con las necesidades básicas de supervivencia

 

En este mismo sentido, indica que el inconsciente es donde aparece lo placentero; y en la conciencia opera la realidad. Sin embargo, algo real es opuesto al placer, porque permite dar cuenta de que se vive con otras personas y que no siempre puede alcanzar los deseos. Así es como, al crecer, se reprimen las ansias de solo hacer lo que es placentero para uno mismo. También incluyen lo que se denomina la libido, lo cual es para Freud (1905) un tabú sobre el sexo. Según él, los impulsos sexuales comienzan en la niñez y luego aumentan en la adultez y son causados a través de una energía llamada libido. Se manifiesta sobre un objeto o un individuo con una sola intención: la actividad sexual. Pero no toda la libido va a parar a un mismo destinatario; puede aparecer en los lazos afectivos familiares y sociales con el propósito de sobrevivir

 

En este orden de ideas, según Herranz y Meler (2015), abordan la teoría de los sexos de una manera generalizada, amplia y compleja que conlleva a establecer las demandas sobre las barreras sexuales con las que acuden las parejas a consulta sin quedar limitadas, ni focalizadas a una visión de la sexualidad como algo exclusivamente genital

 

Por otra parte, Cabral (1993) indica sobre la teoría del esquema cognitivo del sexo, expresando que en cada uno de los estudios realizados sobre el rol sexual, se generan múltiples razones relevantes, si se tiene en cuenta que sus aportes abren nueva vía de exploración e investigación; permitiendo realizar estudios, que al estar centrados en el procesamiento de información de varones y hembras, son susceptibles de una metodología experimental y al hacer hincapié en el propio individuo más que en otros factores, contribuye a una profundización mayor sobre el reconocimiento del rol sexual frente a las teorías tradicionales cuya metodología es básicamente de carácter correlacional y cuyo propósito es estudiar las diferencias de masculinidad y feminidad que los infantes tienen. En efecto, el concepto de esquema del sexo y las diferencias cognitivas que implica para los individuos, lo que, si está claro es que lo definido sexualmente tiene importantes consecuencias cognitivas, ya sea en lo referente al esquema del yo o en relación con el esquema del sexo

 

Para Wittig (1973), citado por Butler (2001) el sexo pertenece a una realidad discursivamente constituida, existe una ontología pre social que da cuenta de la constitución de lo discursivo en sí; y claramente rechaza la suposición estructuralista de un conjunto de estructuras significantes universales anteriores al individuo hablante que orquestan la formación de ese sujeto y de su habla. Por tanto, hay estructuras históricamente contingentes caracterizadas como heterosexuales y obligatorias que distribuyen los derechos del habla plena y autorizada a los hombres y se lo niegan a las mujeres. Sin embargo, esta asimetría socialmente constituida disfraza y viola una ontología pre social de personas unificadas e iguales. Es aquí donde la tarea de las mujeres, es asumir la posición de sujeto hablante autorizado que, en cierto sentido, es su derecho, ontológicamente fundado y derrocar la categoría del sexo, así como el sistema de heterosexualidad obligatoria que es su origen. Por tanto, el nombrar el sexo es un acto de dominación y obligación, un performativo institucional que crea y legisla la realidad social al requerir la construcción discursiva y perceptual de los cuerpos de cuerpos y las mentes estando obligados a corresponder, rasgo por rasgo, a la idea de naturaleza que se les ha dado (hombre-mujeres), siendo categorías políticas y no hechos naturales

 

Para Papalia y Wendkos (1998), los aspectos que determinan el sexo hacen mención en que en la mujer, los dos cromosomas del sexo (denominados cromosomas x) son iguales; en el hombre , un cromosoma x se aparea con otro más pequeño, el cromosoma Y. Un óvulo solo porta cromosomas X, mientras que el espermatozoide puede portar un X o UN Y. Cuando un óvulo es fecundado por el espermatozoide portador del cromosoma X, el cigoto resultante tiene el par XX; por consiguiente, nace una mujer. Por el contrario, cuando un óvulo es fecundado por un espermatozoide portador del cromosoma Y, el cigoto tiene el par XY; en efecto, nace un hombre. De este modo, el sexo del niño depende por completo de si el espermatozoide que fecundo el ovulo era portador de un cromosoma X o de un cromosoma Y

La sexualidad para Portela et al (2007), esta es parte orgánica de la vida, del ser y del devenir de los humanos como especie y de cada hombre y mujer. Es fuente permanente de placer erótico y espiritual, que sobrepasa las fronteras del fenómeno reproductivo y del ámbito privado, enriqueciéndose en los vínculos interpersonales, la intimidad compartida, los afectos y ternura. También se afirma, que la sexualidad es un hecho universal de la vida que tiene sus raíces en nuestro ser como personalidad y se expresa su existencia durante todas sus etapas. Puede comprenderse entonces que existe un vínculo indisoluble entre la personalidad humana y la sexualidad. La primera es siempre sexuada y la segunda tiene un carácter personalizado, único e irrepetible. De ahí, que es imposible comprender la sexualidad al margen de las interrelaciones sociales, la comunicación y la colaboración. Posteriormente, esta compleja manifestación social se construye, se vivencia, crece, comparte, proyecta y expresa en todas las dimensiones existenciales (la persona, la pareja, la familia y la sociedad), a través del proceso de socialización y teniendo como motor impulsar el proceso educativo

 

Respecto a la sexualidad, el género y la sociedad, Portela et al. (2007), señalan que todo ser humano nace con un conjunto de atributos anatomo fisiológicos (cromosómicos, genéticos, hormonales, entre otros), que lo determinan como un ser biológicamente sexuado desde su origen; no obstante, es en el proceso de socialización, en el transcurso de su vida, que deviene como persona psicológicamente sexuada con una individualidad única que lo convierte a la luz de sí mismo y los otros en una personalidad masculina o femenina. Sobre la base de las mencionadas premisas biológicas y bajo la acción educativa de la familia, la escuela y la sociedad en general, en el trascurso del desarrollo de la personalidad, se forman en el seno de la sexualidad, la identidad de género (la conciencia y el sentimiento de ser hombre, mujer o ambivalente), el rol de género (la manera en que se interpretan, asumen y desempeñan los diversos papeles femeninos y masculinos que establece cada cultura) y la orientación sexual (la dirección que se adquiere el deseo o impulso sexual hacia el otro sexo, el propio o ambos)

 

En este mismo orden y sentido, la libertad de elección implica ser consciente y responsable de las trascendencias y efectos de sus actos y decisiones sobre sí y los demás. Por consiguiente, es clave que la Educación Sexual contribuye a que los adolescentes puedan asumir valores y actitudes coherentes con la realidad que viven, en particular con los valores de la sociedad y que se pueda ayudarlos articularse a esta y a superar conductas que puedan afectar su vida sexual y social (Portela et al, 2007)

 

Dada las consideraciones anteriores Suárez (1995), define la sexualidad como toda manifestación que le permite al ser humano comunicarse consigo mismo, con los demás y su entorno. Pues el ser humano no solo tiene o posee unas estructuras biológicas, psíquicas, culturales de signo sexual; sino que es un ser sexuado. Lo sexual es parte de su yo del hombre y la mujer, forma parte de su ser, su unidad. Se cita a Gonzàlez (2000) desde un punto de vista más experiencial, planteando la sexualidad como la fuerza más poderosa del universo, es el principio de vida, la energía presente en la creación que asegura la supervivencia de las especies y marca los rituales de aproximación entre los sexos; fuerza que se expresa como apertura al mundo de las relaciones sociales y, aún más allá, como fuente de amor y creatividad en todas sus manifestaciones

 

Por consiguiente, la sexualidad no hace referencia sólo a la diferencia biológica, hombre- mujer, sino a la forma en que se manifiestan estos en sus relaciones con los otros; la sexualidad abarca la totalidad de la persona y es un elemento que hace parte de la orientación que se le da a la vida. Si este elemento fuera sólo para la reproducción, se estaría estancando al ser humano al nivel de los otros animales. Por tanto, es fácil observar cómo las personas no llevan a cabo el coito, sólo para procrear y mantener la especie, como los demás animales, sino que principalmente lo hacen por placer, por disfrutar de dicha relación sexual, hay objetivos diferentes a los de la reproducción. De esta manera, la sexualidad se convierte en un elemento fundamental en el individuo, al momento de proyectar y plantear su vida en busca de la felicidad (González, 2000)

 

Por otra parte, la sexualidad en la adolescencia según Papalia y Wendkoss (1992), esta, es una etapa en la cual pueden ocurrir diversas crisis derivadas del proceso de crecimiento personal. El afecto y la ayuda familiar que se ofrezca a la infancia como adolescencia le permitirá adquirir herramientas para enfrentar diferentes situaciones en las demás etapas de la vida. Durante estas etapas se está lleno de energía, vitalidad y expectativas que deben orientarse hacia el conocimiento y aceptación de sí mismo, la expresión de sus sentimientos y el establecimiento de relaciones armónicas y dinámicas con personas de ambos sexos. Entonces conviene reflexionar acerca de cómo está funcionando la familia, puede ser falta de atención y cariño de parte de ella. Si después de mirar que ocurre en el hogar y de haber intentado atender mejor a los hijos, no encontrar la solución, es necesario buscar ayuda profesional

 

A lo largo de los planteamientos hechos, se cita a Herrera (2000), quien señala que los mitos y creencias sobre la sexualidad respecto a los anticonceptivos le hacen daño a la mujer, la pueden volver estéril, pueden producir cáncer o malformaciones en los hijos; esto no es cierto. Nadie puede asegurar que dichos métodos hagan daño a las personas, pero si es necesario reconocer dos cosas relevantes: todos los métodos anticonceptivos tienen ventajas y desventajas, de ahí que se necesita orientación médica para elegir el método adecuado. En la adolescencia todavía no se tiene los requisitos básicos para asumir la responsabilidad de la maternidad o paternidad, pues es la época en que el joven, está aprendiendo a ser en todos los aspectos de su vida (el afectivo, el académico, el familiar, el laboral y es casi imposible pensar que sepa asumir una responsabilidad tan compleja). Pueden existir muchas más falsas creencias sobre la sexualidad, pero se debe tener en cuenta que algunos mitos o creencias dependen de cada contexto socio cultural

La Asociación Americana de Psicología (1975), define la Orientación Sexual como un patrón perdurable de atracciones emocionales, románticas o sexuales hacia hombres, mujeres o ambos sexos. También se refiere al sentido de identidad de cada individuo basada en dichas atracciones, las conductas relacionadas y la pertenencia a una comunidad de otros que comparten esas atracciones

 

Por otra parte, el Departamento de Estudios Nacional de Chile (2017), define la Orientación Sexual como la capacidad de cada individuo de sentir una profunda atracción emocional, afectiva y sexual por otras personas de género diferente al suyo, de su mismo género, de más de un género, al igual que la capacidad para mantener relaciones íntimas y sexuales con dichas personas

 

Se cita a Rodríguez y Paradisi (2019), quienes señalan que la orientación sexual es un carácter complejo influido por varios genes, experiencias vivenciales y factores socio culturales; la cual interactúan y producen un paradigma característico de orientación sexual hacia el sexo opuesto, sin embargo, existen excepciones, como la bisexualidad y la homosexualidad. Situación que se presenta de manera más frecuente en hombres que en mujeres, es decir, es de carácter multifactorial. Pues el método tradicional en el estudio genético de características del comportamiento multifactorial conlleva a analizar si se presenta agregación. En tal sentido, la Orientación sexual de una persona se puede conceptualizar como su deseo exótico por otro del sexo o de su propio sexo o de ambos

 

El resultado de esta interacción del comportamiento sexual, que no siempre es reflejo directo de la atracción erótica. La variabilidad que muestra la orientación sexual en la naturaleza ha motivado y generado gran relevancia de los factores genéticos en su determinación. Por tanto, la orientación de una persona se mostrará a través de datos sobre la frecuencia de homosexualidad o bisexualidad en diferentes grupos de poblaciones, sirviendo de información clave para su análisis genético

 

Tomando como referencia a Royo (2019), expresa a manera de preguntas los siguientes aspectos: ¿qué tanto se disfruta igual del sexo un heterosexual y un homosexual?, ¿un homosexual puede sentir el mismo placer con una persona del sexo contrario?, quiero mucho a mi mejor amiga, ¿soy lesbiana? ¿Ser homosexual se puede escoger? En estos cuestionamientos permite reflexionar si la experimentación del máximo placer posible es el objetivo, entonces el placer sexual, en sí mismo y por sí solo, puede derivar en una vivencia reduccionista de la comunicación emocional y de la condición sexual. En este orden de ideas, la homosexualidad y el placer homosexual suelen generar a menudo inquietudes éticas y filosóficas. También, por la claridad de los cuestionamientos parece evidente que el sujeto ya es consciente de su condición, aun cuando podría no serlo; pero, a la vez, parece muy interesados en saber cómo puede ser correspondido (a) y, en todo caso, que puede hacer para lograr alcanzar sus deseos sexuales

 

También cabe mencionar que en la actualidad no hay evidencia científica que determine que el hecho de haber tenido experiencias sexuales con alguien del mismo sexo, por ejemplo: tocamientos corporales, genitales, masturbación mutua, entre otras; sea determinante a la hora de condicionar una futura homosexualidad; al contrario, en muchas ocasiones estos contactos son consecuencia de una ansia exploratoria y de un despertar sexual que de manera general son más probables y practicables en un contexto más accesible y más discreto, como es el del propio grupo de amigos o amigas. Por consiguiente, respecto a la duda sobre la propia identidad sexual, hay jóvenes que, en esta etapa de toma de conciencia de su orientación sexual, pueden confundirse y llegar a mezclar afecto, amistad y atracción sexual. Por tanto, se trata de que esta cuestión no llegue a angustiar y no buscar una respuesta inmediata. El adolescente, ante esta ambivalencia, sentirá la necesidad de experimentar y experimentarse sexualmente, y esta situación puede llevar a que algunos adolescentes puedan sentir o pensar que son bisexuales. En muchos casos, el tiempo de maduración bio psicológica determinara si la condición bisexual se mantiene o si evoluciona hacia la homosexualidad o la heterosexualidad (Royo, 2019)

 

Por consiguiente, la orientación sexual está estrechamente ligada a las relaciones personales íntimas que satisfacen una profunda necesidad de afecto, cariño, amor, apego e intimidad. Además, de las conductas sexuales, estos vínculos incluyen la atracción física no sexual entre compañeros, metas y valores compartidos, apoyo mutuo y compromiso continuo. Por lo tanto, la orientación sexual no es solamente una característica personal de una persona. Si no, la orientación sexual define al grupo en el que un individuo probablemente pueda establecer relaciones románticas satisfactorias y plenas que son un componente esencial de la identidad personal para muchos individuos. (American Psychological Association, 2012)

 

En este orden de ideas, para el caso específico de la adolescencia, se establece un periodo en el que los educandos se separan de sus pares y familiares y comienzan a desarrollar su autonomía. Aunque puede ser un periodo de experimentación y muchas personas jóvenes se cuestionan sus sentimientos sexuales. Entonces, tomar conciencia de los sentimientos sexuales propios es una tarea de desarrollo normal de la adolescencia. Algunos tienen sentimientos hacia el mismo sexo o experiencias que causan su confusión sobre su orientación sexual

 

Dicha confusión parece disminuir con el tiempo, con diferentes resultados para distintos individuos. También algunos desean y participan en conductas del mismo sexo, pero no se identifican como lesbianas, gay o bisexuales, a veces debido al estigma asociado con la orientación no heterosexual. Así mismo, algunos tienen sentimientos continuos de atracción hacia el mismo sexo, pero no participan en actividad sexual alguna o pueden poseer conductas heterosexuales durante distintos periodos. (American Psychological Association, 2012)

 

En síntesis, el apoyo familiar, en la escuela y en la sociedad en general ayuda a minimizar el riesgo y fomenta un desarrollo saludable. Las personas jóvenes necesitan cuidado, apoyo, colaboración e incentivo para interactuar activamente con sus pares o compañeros. Los sujetos jóvenes lesbianas, gay o bisexuales que prosperan a pesar del estrés, como todos los adolescentes que lo logran tienden a ser personas socialmente competentes, que poseen habilidades de resolución de problemas, al igual que un sentido de autonomía y propósito, y que miran hacia el futuro con optimismo

 

Consecuente con todo lo expuesto la orientación sexual se clasifica en las siguientes categorías a saber (Ver tabla 7)

 

 

El género según Lamas (2000), está ligado a factores o variables culturales, sociológicos, económicos, religiosos, políticos, jurídico, literarios, en los que cada sociedad construye las actividades y los atributos, en los cuales hombres como mujeres se desarrollan como miembros de una colectividad. Entonces, el género es un denominador donde se agrupan los acuerdos a los que llegan las sociedades. En función de normas sociales, jurídicas y estereotipos tanto masculinos como femenino. Al igual Lamas (2000) define el género como el conjunto de ideas, representaciones, prácticas y prescripciones sociales que una cultura desarrolla desde la diferencia anatómica entre mujeres y hombres, para simbolizar y construir socialmente lo que es propio socialmente de hombres y mujeres. Es decir, el género se utiliza como un parámetro de diferenciación entre hombres y mujeres atribuyendo a esto unas características físicas, de comportamiento, vestimenta y el rol en las sociedades, lo político, religioso o lo íntimo, una construcción externa ajena que ha trascendido a todos los ámbitos históricos y culturales, ampliamente abordados desde las teorías feministas

 

En este mismo sentido, Martínez (2020) establece reflexiones acerca del componente sexo- género, teniendo en cuenta el estado civil en el sistema jurídico colombiano, para lo cual definieron ambas categorías con sus características comunes y particularidades desde la perspectiva médica, social y normativa; entendiendo que ninguna de estas es exacta ni inmutable, ni estática frente al paso del tiempo, en tal sentido, suele cambiar e incluso evidenciarse de diversas formas. Lo anterior comprende identidades trans, no binarias e intersexuales, que rechazan e invalida el dualismo sistémico de dichas categorías citadas. En función de ambas nociones (sexo y género), se considera las previsiones existentes en el sistema jurídico nacional e internacional. En el primero se ve reflejado de igual forma el núcleo esencial de los derechos aludidos, contemplando como elementos imprescindibles dentro del plan de vida, el desarrollo personal y buscando proteger la facultad de autodeterminación individual. En el segundo, se logró reconocer su protección bajo los principios de igualdad, no discriminación y libertad de expresión; la intención de motivar conversaciones, cambios institucionales y culturales; también la necesidad de promover recursos tendientes a la sanción y condena de aquellos actos que vulneren la dignidad por razones de orientación sexual o identidad de género de un individuo

 

Por otra parte, los movimientos queer y teorías queer muestran que, a partir del siglo XVIII, en la lengua inglesa, el termino queer se usa como epíteto despectivo contra las minorías sexuales; a partir de los años 90`del siglo XIX, en Estados Unidos y después el resto del mundo, fue reapropiado de manera provocativa por activistas como pensadores, haciendo de este el indicador de una identidad política. Pero ya antes de esta resignificación, fue experimentando variaciones semánticas. El queer inglés deriva del adjetivo germánico quer, que significa transversal, diagonal, oblicuo y que a su vez proviene del verbo latino torqueo (torce, doblar o torturar). Queer, por consiguiente, puede ser considerado lo contrario de straight, que significa derecho, recto, y desde el momento en que, es un régimen de heterosexualidad obligatoria, la heterosexualidad esta tradicionalmente asociada a la rectitud moral también heterosexual. En italiano o castellano, se puede traducir como torcido, extraño, raro, bizarro, estrambótico, pero equivale a insultos como marica, maricón, sarasa, que en ingles pueden ser dirigidos también a una mujer. (Bernini, 2018)

 

De igual manera Butler, (2001), aborda sobre el género, indicando las ruinas circulares de la discusión actual y señalando, a manera de interrogante ¿existe un género que las personas tienen, o se trata de un atributo esencial que una persona es?, como lo implica la pregunta: ¿de qué género eres? Cuando las teorías feministas afirman que el género es la interpretación cultural del sexo o que el género se construye culturalmente, ¿cuál es el modo o mecanismo de esa construcción?. Si el género se construye, ¿podría constituirse de manera diferente, o acaso el hecho de su construcción implica algunas formas de determinismo social que excluya la posibilidad de que el agente actúe y se transforme? Entonces, la idea de que el género está construido implica cierto determinismo de significados de géneros inscritos en cuerpos anatómicamente diferenciados y se considera que esos cuerpos son receptores pasivos de una ley cultural inexorable. Por tanto, la cultura pertinente que construye el género se entiende en función de esa ley o leyes, entonces parece que el género es tan determinado y fijo como lo era la formulación de que biología es destino. En tal caso, no la biología sino, la cultura se convierte en destino

 

Por otra parte, Beauvoir (1989) afirma que en el segundo sexo que no se nace mujer: llega una a serlo. El género se construye, pero en su formulación queda implícito un agente, un cogito, el cual de alguna manera adopta o se apropia de este género y, en principio, podría asumir algún otro

 

En este contexto, para los científicos sociales, se refieren al género como un factor o una dimensión del análisis, se aplica a personas encarnadas como una marca de diferencia biológica, lingüística o cultural. En estos casos, el género puede definirse como cierto significado que adopta un cuerpo ya sexualmente diferenciado, pero aún ese significado existe sólo en relación con otro significado opuesto. Algunas teorías feministas indican que el género es una relación, o incluso una serie de relaciones y no un atributo individual. Otras, de acuerdo con Beauvori, expresan que sólo el género femenino este marcado, que la persona universal y el género masculino están fusionados y en consecuencia definen a las mujeres en términos de su sexo y ensalzan a los hombres como portadores de la calidad universal de personas que trasciende el cuerpo

 

Respecto al género e identidad Arango, et al (1995), indican que la identidad femenina y transformación en América Latina ha generado un proceso acelerado frente a la rigidez de la propuesta de identidad femenina de la cultura hegemónica de América latina: por una parte, se producen numerosos cambios en la manera de ser/hacer mujer, y otra, surge una diversidad de experiencias y manifestaciones identitarias que amplifican la propuesta patriarcal que no se adecua a las necesidades y deseos de las mujeres ni a la multiplicidad de situaciones e inserciones que día a día se ha ido ganando. Los procesos económicos, políticos, sociales y la propuesta de la modernidad, libertad, igualdad, fraternidad, desarrollo autónomo y consciente, impactan la vida de las mujeres, la tensionan, la desgarran y le dan nuevos contenidos. En tal sentido, las latinoamericanas han vivido procesos sociales, políticos y económicos particularmente difíciles en las últimas décadas, el resultado de vida es relevados. Al tiempo que se tiene menos hijos, se vive más años, se estudia más y participa más activamente en el a fuerza laboral, procesos políticos y sociales, en medio de las crisis se enseña otras maneras de ser/hacer mujer echando manos a recursos impensados del inconsciente colectivo

En cambio, la identidad de género tiene que ver con la certidumbre interna que se tiene sobre ser mujer u hombre u otro. Una persona que no se siente encasillado en el género masculino o femenino se puede enamorar de un heterosexual, de otra persona no binaria o en su defecto de alguno de la comunidad LGBTIQ+. Es así, como todo género que se sale del régimen patriarcal de la heteronorma, como los Queer, han sido estigmatizados; aunque son sancionadas socialmente, es un derecho humano asumir la identidad de género que se quiera y no la binaria que impone el régimen heterosexual (masculino, femenino, hombre o mujer). Así que muchos de estos individuos son activistas, jóvenes con amplia experiencia respecto al género y de la equidad. Por ello, reclaman su derecho humano a ser reconocidos como otro género, en quien lo femenino y lo masculino fluye y se manifiesta en una complejidad de formas y maneras (Guzman, 2021)

 

Teniendo en cuenta lo anterior, se hace necesario dar claridad del significado de la sigla LGBTIQ+, el cual se define en la siguiente tabla:

 

 

Por otra parte, se establece la crítica al binarismo sexual, desde la perspectiva transgénero, según la sociedad estadounidense de Psiquiatría, correspondiente al manual Nosográfico de trastornos mentales más utilizado del mundo y publicado por primera vez en 1952, donde en el 2013 se tiene la quinta edición actualizada. Por consiguiente, las enfermedades que examina nos sorprenden la heterosexualidad no ha aparecido jamás, mientras que las otras identidades generadas por el dispositivo binario de la sexualidad, sí. La homosexualidad fue suprimida en 1974 y definitivamente en 1987, de la lista denominada homosexualidad egosintónica. En la tercera edición del diagnóstico mental, aparece por primera vez y posteriormente en la cuarta 1994, era mencionado alternativamente como transexualismo o trastorno de la identidad de género, denominación que deriva de la norma que impone coherencia entre sexo y género, y que castiga a los individuos en los cuales tal coherencia no se manifiesta atribuyéndole a ellos la categoría de anormales

 

Lo anterior, permite establecer, que, a lo largo de 30 años, el transgenerismo se ha convertido en una afección psiquiátrica menos grave, que no afecta a la identidad del sujeto, sino a su estado de ánimo; un malestar acompañado de depresión, causado por la falta de correspondencia entre identidad y biología que por sí misma se considera patológica

 

En este escenario, dicha historia evolutiva y transitiva de la identidad transgénero es, por consiguiente, una identidad política que desafía al binarismo sexual, y que promueve la transformación. Su difusión ha despertado nueva conciencia de los movimientos LGBTIQ y ha culminado por tener una incidencia significativa por ejemplo en los tribunales italianos. (Stone, 1993).

 

El movimiento LGBTIQ ha ido evolucionando razón por la cual en la siguiente tabla se explica su significado y devela su transformación:

 

 

 

La escuela comprendida como todos los entornos educativos (Educación Básica, Media y Universitaria), quiérase o no, es el escenario donde se ponen en el relieve nuestras realidades sociales que han pasado por la familia, los grupos, los colectivos, etc. En ella las personas se expresan, ponen al descubierto sus tensiones, allí encuentran sus solidaridades o repulsiones

 

De tal forma que, la presencia de personas con orientación sexual e identidad de género diversa en la escuela divide las opiniones y posturas de los pares frente a ellos, siendo algunos los detractores crueles e indiferentes, discriminándolos e incluso ridiculizandolos frente a los demás. Por otro lado, están aquellos que no tienen objeción frente a las diversas sexualidades, aceptándolos y acogiéndolos como iguales

 

Las interacciones de estos estudiantes con docentes y directivos algunas veces se hacen divergentes en el instante en que ellos empiezan a tener comportamientos como expresiones amorosas con otros a la luz de los demás escolares; situación que pone en tensión, el hacer cumplir las normas establecidas en el Manual de Convivencia y en los Reglamentos Estudiantiles no actualizados, pues se considera que estas conductas no son ejemplo para los menores y demás educandos

 

Aunado a lo anterior, está el hecho de que algunos con identidad de género diversa no se sienten identificados con el uniforme que exige la IE, por lo tanto, exigen portarlo de otra forma. Situación que en Colombia hoy en día mediante Sentencias de la Corte Constitucional se ha hecho el llamado a reformar o ajustar los Manuales de Convivencia a las políticas de Inclusión que garanticen el libre desarrollo de la personalidad, la identidad de género y Orientación Sexual, donde no se vulneren los derechos humanos; llegando a replantearse la posibilidad de un uniforme Inclusivo

 

Contrario a estos, están aquellos que se encuentran encerrados en un conflicto interno, llenos de temor, miedo, inseguridades, de no aceptación de su preferencia sexual; viviendo una doble vida, solapada y de doble moral, que en ocasiones los lleva a pensamientos suicidas, presentando comportamientos de alteración o ensimismamiento que a veces genera pérdida de año y pésima comunicación con sus padres o cuidadores. Es tan alto el grado de afectación que los casos detectados requieren atención por psicología, psiquiatría e incluso a tener que ser recluidos en centros de salud mental

 

Es así como, también en la escuela se puede develar que los educandos con orientación sexual e identidad de género diversa tienen en sus hogares, familiares que desconocen su condición o la rechazan de forma cruel, con palabras degradantes, agresión física, verbal y psicológica; por ello buscan en la escuela un mecanismo de escape a la presión que viven en casa y que les genera inseguridades afectándolos académicamente

 

Además, están las acciones de rechazo a estos escolares por parte de algunos padres de familia que se dan cuenta de la presencia de ellos cerca a sus hijos y de inmediato les exigen que establezcan límites y tomen distancia, dando ejemplo de repudio y no aceptación de las diferencias; situación que en muchas ocasiones no se puede disimular, ocasionando baja autoestima y alteración emocional en estas personas

 

Campo de Intervención en la Investigación

 

 

El concepto de Inclusión tuvo origen en la educación especial, en donde se ha estudiado a lo largo de los años las distintas formas de responder a las necesidades de aprendizaje particularmente en los niños con discapacidad. Por consiguiente, se puede decir que la inclusión es un enfoque que responde a la diversidad de las personas y así mismo a las diferencias individuales, partiendo de comprender la inclusión como una oportunidad para el enriquecimiento de la sociedad y no como un problema, significa entonces que la participación activa de la familia, la escuela en donde está en su función como educadora genere procesos para la transformación social, cultural y en general las comunidades, de la misma manera la participación activa de los gobiernos con la formulación de leyes y asignación de recursos, que permitan desarrollar acciones concretas para entender, comprender y atender a la diversidad de género

 

Para la UNESCO, citado por Moliner (2013), la inclusión es: el proceso de abordar y responder a la diversidad de necesidades de todos los seres humanos a través de prácticas inclusivas en el aprendizaje de su cultura, comunidad, identidad de género y reducir la exclusión dentro de la educación, la cual implica cambios y modificaciones en el contenido, los enfoques, estructuras y estrategias con una visión común que cubra a todos los seres humanos del rango apropiado de la edad y una convicción de que es responsabilidad del sistema ordinario educar a todos los hombres y mujeres

 

Por otra parte, la inclusión es una cuestión de respeto a los derechos humanos, por tanto, es relevante la forma como los sujetos conciben el vivir juntos, ya que el pensar en inclusión es parte del desarrollo sostenible de un país y de la democracia. Según Amartya (2001), la inclusión se caracteriza por una experiencia social ampliamente compartida y la participación de una sociedad para el bienestar de todos los ciudadanos. En efecto, en la construcción de una sociedad inclusiva, la educación debe ser una herramienta facilitadora continua, no sólo de la adquisición de competencias, sino la construcción permanente de proceso para el fortalecimiento de los derechos humanos, donde se eliminen barreras de desigualdad y discriminación, control de grupos con discapacidad, étnicos y culturales, de identidad de género, entre otros, ya que una sociedad inclusiva requiere que se construyan espacios de equidad e igualdad, y donde la educación como la inclusión sean una responsabilidad de todos y todas, y más aún donde los gobiernos deben generar políticas más democráticas previendo la exclusión, un dialogo constante entre gobierno y Estado, en donde se reconozca la equidad de género, la diferencia y la diversidad como un valor inherente al ser humano

 

A sí mismo Kuehast y Robertson (20189, señalan que el conflicto violento trastoca y a menudo polariza las sociedades: alteran las estructuras sociales, particularmente de hombres y mujeres y las relaciones entre ellos. En entornos frágiles y afectados por conflictos, abordar dichos fenómenos y sus consecuencias, conlleva a la creciente militarización de los hombres jóvenes impulsores y la violencia sexual generalizada afectando a todos en una sociedad, incluso mucho después de que la violencia haya terminado. El análisis de genero no se tiene en cuenta, ni se integra en gran parte del diseño de un proyecto para el trabajo de prevención y mitigación de conflictos. La inclusión de género es fundamental para la formación de los mejores enfoques a fin de prevenir conflictos violentos y mantener la paz; pues la inclusión de género es un enfoque simple, pero exhaustivo para comenzar e integrar el análisis de género, logrando con ello el respeto por las personas, en cuanto a la inclusión de género, orientación sexual e identidad de este. Por tanto, se debe aumentar la resiliencia ante los impactos sociales e institucionales para posteriormente llevar a cabo la implementación de manera alineada, adaptada a la dinámica de la comunidad

 

Se establece que en el contexto nacional la educación para todas las personas sin excepción responde a lo establecido en los planes de desarrollo, caso particular Pacto por Colombia, Pacto por la equidad, que hace referencia a la Construcción de los lineamientos de políticas que permitan orientar al MEN y comunidad, la incorporación e implementación de acciones que impulsen los proceso de equidad como en sentido amplio respecto a lo que significa la educación de calidad a lo largo de la vida para todas las personas. Dichos planteamientos coinciden con el Plan Nacional Decenal 2016-2026, ocupándose específicamente de la perspectiva del desarrollo humano como espíritu de educación y de las metas relacionadas con el avance en el cierre de las brechas sociales, el logro de la equidad, consolidación de la paz, mejora de la calidad de vida y alcance del desarrollo sostenible. Al igual garantizar condiciones para que, sin distingo la infancia, jóvenes, personas adultas y mayores puedan ejercer sus derechos y conseguir una vida propia, auténtica con sentido personal, cultural personal e histórica

Los Manuales de Convivencia son el conjunto de normas, acuerdos, rutas y protocolos que se construyen con las aportaciones de todos los miembros de la comunidad educativa para garantizar la sana convivencia y el respeto por los derechos humanos

 

De tal forma que, el Ministerio de Educación Nacional (MEN) crea la Ley 1620 del 15 de marzo de 2017 “Por la cual se crea el Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para el ejercicio de los Derechos Humanos, la Educación para la Sexualidad y la Prevención y la Mitigación de la Violencia Escolar” en la cual el Congreso de la República de Colombia decreta:

 

El objeto de esta Ley es contribuir a la formación de ciudadanos activos que aporten a la construcción de una sociedad democrática, participativa, pluralista e intercultural, en concordancia con el mandato constitucional y la Ley General de Educación -Ley 115 de 1994- mediante la creación del sistema nacional de convivencia escolar y formación para los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar, que promueva y fortalezca la formación ciudadana y el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos de los estudiantes, i de los niveles educativos de preescolar, básica y media y prevenga y mitigue la violencia escolar y el embarazo en la adolescencia

 

Con el fin de dar claridad de los temas que fundamentan la construcción de los Manuales de Convivencia Escolar esta Ley establece que:

 

Competencias ciudadanas. Es una de las competencias básicas que se define como el conjunto de conocimientos y de habilidades cognitivas, emocionales y comunicativas que, articulados entre sí, hacen posible que el ciudadano actúe de manera constructiva en una sociedad democrática

 

Educación para el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos: es aquella orientada a formar personas capaces de reconocerse como sujetos activos titulares de derechos humanos sexuales y reproductivos con la cual desarrollarán competencias para relacionarse consigo mismo y con los demás, con criterios de respeto por sí mismo, por el otro y por el entorno, con el fin de poder alcanzar un estado de bienestar físico, mental y social que les posibilite tomar decisiones asertivas, informadas y autónomas para ejercer una sexualidad libre, satisfactoria, responsable y sana; en torno a la construcción de su proyecto de vida y a la transformación de las dinámicas sociales, hacia el establecimiento de relaciones más justas democráticas y responsables

 

Acoso escolar o bullying: Conducta negativa, intencional metódica y sistemática de agresión, intimidación, humillación, ridiculización, difamación, coacción, aislamiento deliberado, amenaza o incitación a la violencia o cualquier forma de maltrato psicológico, verbal, largo de un tiempo determinado. También puede ocurrir por parte de docentes contra estudiantes, o por parte de estudiantes contra docentes. ante la indiferencia físico o por medios electrónicos contra un niño, niña o adolescente, por parte de un estudiante o varios de sus pares con quienes mantiene una relación de poder asimétrica, que se presenta de forma reiterada o a lo o complicidad de su entorno. El acoso escolar tiene consecuencias sobre la salud, el bienestar emocional y el rendimiento escolar de los estudiantes y sobre el ambiente de aprendizaje y el clima escolar del establecimiento educativo

 

Ciberbullying o ciberacoso escolar. forma de intimidación con uso deliberado de tecnologías de información (Internet, redes sociales virtuales, telefonía móvil y video juegos online) para ejercer maltrato psicológico y continuado

 

Asimismo, el Artículo 3. Del Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para los Derechos Humanos, la Educación para la Sexualidad y la Prevención y Mitigación de la Violencia Escolar menciona:

 

Créase el sistema nacional de convivencia escolar y formación para los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar, cuyos objetivos serán cumplidos a través de la promoción, orientación y coordinación de estrategias, programas y actividades, en el marco de la corresponsabilidad de los individuos, las instituciones educativas, la familia, la sociedad y el Estado. Este Sistema reconoce a los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derechos, y a la comunidad educativa en los niveles de preescolar, básica y media como la responsable de formar para el ejercicio de estos, conforme a lo dispuesto en la Constitución Política Nacional, las Leyes 115 de 1994 y 1098 de 2006, las disposiciones del Consejo Nacional de Política Social y demás normas asociadas a violencia escolar, que plantean demandas específicas al sistema escolar

 

De tal forma que los Objetivos que enrutan la construcción, adaptación y retroalimentación del Manual de Convivencia son:

 

 

1)Fomentar, fortalecer y articular acciones de diferentes instancias del Estado para la convivencia escolar, la construcción de ciudadanía y la educación para el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos de los niños, niñas y adolescentes de los niveles educativos de preescolar, básica y media

 

2) Garantizar la protección integral de los niños, niñas y adolescentes en los espacios educativos, a través de la puesta en marcha y el seguimiento de la ruta de atención integral para la convivencia escolar, teniendo en cuenta los contextos sociales y culturales particulares

 

3) Fomentar y fortalecer la educación en y para la paz, las competencias ciudadanas, el desarrollo de la identidad, la participación, la responsabilidad democrática, la valoración de las diferencias y el cumplimiento de la ley, para la formación de sujetos activos de derechos

 

4) Promover el desarrollo de estrategias, programas y actividades para que las entidades en los diferentes niveles del Sistema y los establecimientos educativos fortalezcan la ciudadanía activa y la convivencia pacífica, la promoción de derechos y estilos de vida saludable, la prevención, detección, atención y seguimiento de los casos de violencia escolar, acoso escolar o vulneración de derechos sexuales y reproductivos e incidir en la prevención y mitigación de los mismos, en la reducción del embarazo precoz de adolescentes y en el mejoramiento del clima escolar

 

5) Fomentar mecanismos de prevención, protección, detección temprana y denuncia de todas aquellas conductas que atentan contra la convivencia escolar, la ciudadanía y el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos de los estudiantes de preescolar, básica y media, particularmente, las relacionadas con acoso escolar y violencia escolar incluido el que se pueda generar a través del uso de la internet, según se defina en la ruta de atención integral para la convivencia escolar

 

6) Identificar y fomentar mecanismos y estrategias de mitigación de todas aquellas situaciones y conductas generadoras de situaciones de violencia escolar

 

7) Orientar estrategias y programas de comunicación para la movilización social, relacionadas con la convivencia escolar, la construcción de ciudadanía y la promoción de los derechos humanos, sexuales y reproductivos

 

8) Contribuir a la prevención del embarazo en la adolescencia y a la reducción de enfermedades de transmisión sexual

 

Aunado a ello, el CAPITULO III. Articulo 18. Menciona las funciones del rector o director del establecimiento educativo y es muy claro que este Manual de Convivencia debe revisarse y hacerse los respectivos ajustes cada año; tal como lo dice literalmente el:

 

Ítem 3. Liderar la revisión y ajuste del proyecto educativo institucional, el manual de convivencia, y el sistema institucional de evaluación anualmente, en un proceso participativo que involucre a los estudiantes y en general a la comunidad educativa, en el marco del Plan de Mejoramiento Institucional

 

El Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para los Derechos Humanos, la Educación para la Sexualidad y la Prevención y Mitigación de la Violencia Escolar en el CAPITULO V. establece como Herramienta la Ruta de Atención Integral para la Convivencia Escolar definiéndola así:

 

La Ruta de Atención Integral para la Convivencia Escolar define los procesos y los protocolos que deberán seguir las entidades e instituciones que conforman el Sistema Nacional de convivencia escolar y formación para los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar, en todos los casos en que se vea afectada la convivencia escolar y los derechos humanos, sexuales y reproductivos de los estudiantes de las instituciones educativas, articulando una oferta de servicio ágil, integral y complementario

 

En cumplimiento de las funciones señaladas en cada uno de los niveles, las instituciones y entidades que conforman el Sistema deben garantizar la atención inmediata y pertinente de los casos de violencia escolar, acoso o vulneración de derechos sexuales y reproductivos que se presenten en los establecimientos educativos o en sus alrededores y que involucren a niños, niñas y adolescentes de los niveles de educación preescolar, básica y media, así como de casos de embarazo en adolescentes

 

Consecuente con ello, la Ruta de Atención Integral para la Convivencia Escolar debe implementar estrategias o acciones pedagógicas para dar cumplimiento a sus cuatro componentes que son: promoción, prevención, atención y seguimiento. Y para ello, ha creado unos protocolos impajaritables que categoriza las faltas en Situaciones Tipo I, Tipo II y Tipo III, para activar la Ruta cuando sean vulnerados los derechos de los niños, niñas y adolescentes

 

Por lo tanto, con el fin de conocer todos los lineamientos de la Ley 1620 de 2013 se puede ingresar al enlace LEY 1620 DEL 15 DE MARZO DE 2013.pdf y dar cumplimento a la misma atendiendo a los mandatos de las Sentencias de la Corte Suprema de Justicia relacionados con la revisión y ajustes de algunos elementos que son fundamentales para no vulnerarse los derechos de aquellos que tienen una orientación sexual e identidad de género diversa y que año tras año se hacen más presentes en estos espacios educativos

 

Aunado a lo anterior, al hacer una revisión de los manuales de convivencia se puede hallar algunos donde se evidencia

El servicio público de la Educación Superior en Colombia es reglamentado por la Ley 30 de diciembre 28 de 1992; esta es definida por el Congreso de la República así:

 

Artículo 1° La Educación Superior es un proceso permanente que posibilita el desarrollo de las potencialidades del ser humano de una manera integral, se realiza con posterioridad a la educación media o secundaria y tiene por objeto el pleno desarrollo de los alumnos y su formación académica o profesional

 

De tal forma que, para que los establecimientos de Educación Superior públicos y privados puedan tener la personería jurídica como organismo competente para impartir formación profesional debe dar cumplimiento al CAPITULO VI. Del régimen de contratación y control fiscal. TITULO CUARTO De las instituciones de Educación Superior de carácter privado y de economía solidaria; el cual es explicito en el:

 

Artículo 97. Los particulares que pretendan fundar una institución de Educación Superior, deberán acreditar ante el Consejo Nacional de Educación Superior (CESU), que están en capacidad de cumplir la función que a aquéllas corresponde v que la enseñanza estará a cargo de personas de reconocida idoneidad ética, académica, científica y pedagógica

 

Artículo 99. El reconocimiento y la cancelación de la personería jurídica de las instituciones privadas de Educación Superior corresponden exclusivamente al Ministerio de Educación Nacional, previo concepto del Consejo Nacional de Educación Superior (CESU)

 

Artículo 100. A la solicitud de reconocimiento de personería jurídica, deberán acompañarse los siguientes documentos:

 

a) Acta de constitución y hojas de vida de sus fundadores.
b) Los estatutos de la institución.
c) El estudio de factibilidad socioeconómica.
d) Los documentos que acrediten la efectividad y seriedad de los aportes de los fundadores.
e) El régimen del personal docente.
f) El régimen de participación democrática de la comunidad educativa en la dirección de la institución.
g) El reglamento estudiantil.

 

Dado lo anterior, en el TITULO QUINTO Del régimen estudiantil. CAPITULO I De los estudiantes establece el Reglamento Estudiantil así:

 

Artículo 109. Las instituciones de Educación Superior deberán tener un reglamento estudiantil que regule al menos los siguientes aspectos: Requisitos de inscripción, admisión y matrícula, derechos y deberes, distinciones e incentivos, régimen disciplinario y demás aspectos académicos

 

Por ello, en las universidades colombianas el Consejo Superior crea el Reglamento Estudiantil para regular, direccionar y garantizar mediante este documento las interacciones sociales que implica la formación en la academia, un ejemplo de ello se encuentra en el enlace REGLAMENTO ESTUDIANTIL LA SALLE.pdf

 

De tal forma que, a pesar de que ley 30 de 1992 insta a los Instituciones de Educación Superior (IES) a garantizar los derechos y deberes de los estudiantes por medio de los Reglamentos Estudiantiles; a través de los años, algunos han instaurado acciones de tutela y otras instancias jurídicas al ver vulnerados sus derechos. Siendo la Corte Suprema de Justicia la mayor instancia judicial colombiana quien ampara los derechos humanos, el organismo que ha ordenado a las IES a revisar, ajustar o implementar acciones que permita el desarrollo de las libertades individuales como orientación sexual e identidades de género diversas

Universidad de San Buenaventura Cali

Facultad de ciencias humanas y sociales

Doctorado en educación

Santiago de Cali, Colombia

Octubre 2023

Asesor

Harold Viafara Sandoval PhD